Ponga su ordenador en modo HiFi

Con Audirvana, su ordenador se convertirá en una auténtica fuente de audio de alta fidelidad. La reproducción de audio se hace prioritaria en el ordenador, y el sistema (DAC) se alimenta de un flujo de audio "listo para usar" siguiendo el camino más corto posible. Audirvana garantiza una implementación sin compromisos en cada etapa del procesamiento de audio.

CONTROL DEL FLUJO DE AUDIO

Control total

Audirvana toma el control del flujo de audio de su ordenador, minimiza el recorrido de la señal y garantiza un procesamiento interno perfecto bit a bit. Ignora el mezclador de audio interno del ordenador, evitando sonidos de otras aplicaciones y cambios no deseados en el formato de audio de su música. En un uso normal, la reproducción de audio por ordenador consiste en una secuencia de tareas independientes. Después de su recepción y decodificación, la señal pasa a través de un "mezclador" de audio que combina sonidos de diferentes aplicaciones. Este mezclador modifica la resolución de las muestras de audio bajo la regla del "mínimo común denominador" y utiliza un algoritmo de baja potencia para evitar la latencia adicional, lo que añade artefactos de compresión además de una pérdida de calidad.

Para evitar interferencias y otros problemas, Audirvana se reserva el acceso exclusivo al dispositivo de audio y minimiza el número de operaciones en función de las características del convertidor de salida. De este modo, el formato permanece inalterado de un extremo al otro (perfecto bit a bit). La implementación difiere según el sistema operativo; en Mac, es necesario imponer un cálculo en modo entero (en lugar de flotante) para neutralizar el mezclador. En Windows, el formato se respeta en cuanto se tiene acceso exclusivo bajo WASAPI.

REDUCCIÓN DE RUIDO

¡Silencio, se rueda!

Se podría debatir sobre el impacto medible y audible de la actividad electromagnética de un ordenador y sus alrededores. ¡Audirvana se encarga de reducir al máximo lo que la causa y le deja hacer la diferencia! 


Audirvana previene los fallos inducidos por las fluctuaciones y las posibles interferencias de la señal estabilizando la fuente de alimentación del ordenador y minimizando la actividad del procesador hasta un 0,5% de carga de la CPU. Para ello, Audirvana adquiere prioridad sobre el uso del procesador, permitiéndole gestionar las tareas autorizadas y no autorizadas en su ordenador durante la reproducción (usando SysOptimizer en MacOS y la herramienta Fidelizer en Windows). Audirvana también funciona con un búfer de datos ampliado y lleva a cabo el procesamiento digital y la decodificación de los formatos de audio antes de su reproducción.

La información digital se transmite en su ordenador con una forma de onda eléctrica analógica cuadrada, interpretada como "0" o "1" dependiendo de si está por debajo o por encima de un cierto umbral de voltaje. Cuando esta información musical se reproduce en ritmo (protocolo síncrono SPDIF o protocolo I2S), ligeras variaciones en el voltaje alrededor del límite inducen ligeros desplazamientos de tiempo que alteran la señal (conocido como jitter digital). 


Hay dos fenómenos que pueden causar estos errores: los saltos de tensión de la fuente de alimentación del ordenador y las interferencias electromagnéticas. De hecho, su ordenador, como cualquier dispositivo eléctrico (así como los dispositivos conectados a él a través de USB) experimentan saltos de tensión debido a los picos de actividad interna. Los circuitos impresos pueden actuar como antenas o transmisores si una corriente eléctrica alterna fluye a través de ellos, y son aún más sensibles cuanto más cerca están del DAC y la señal ha vuelto a ser analógica. Por eso, pueden ser afectados por la radiación externa o por la radiación de conmutación de alta frecuencia interna del procesador.

Adaptación al DAC

Espíritu de equipo

El convertidor digital-analógico, o DAC, transforma la señal de digital a analógica antes de enviarla a los altavoces. Es un elemento fundamental de su sistema que juega un papel importantísimo en la calidad general de audio, por lo que optimizar la interacción entre la fuente y el DAC también es crucial. Audirvana siempre transmite un flujo de audio "listo para usar", es decir, un flujo PCM (o DSD) ya decodificado, que tiene en cuenta las características de su DAC y reduce las tareas a realizar a nivel de altavoz. Hoy en día, la mayoría de los DAC trabajan internamente a frecuencias muy altas y a una baja resolución de audio, y esta conversión implica un upsampling. Dado que la potencia de procesamiento de su ordenador es mucho mayor que la capacidad integrada del DAC, este puede ejecutar algoritmos de upsampling (SoX) más sofisticados y exigentes dentro de Audirvana, y alimentar su DAC con una señal que contenga datos más precisos, facilitando así el cálculo de la interpolación.